Anselm Grüm, monje Benedictino, nos ofrece una interesante reflexión sobre cómo vivir el Adviento desde el desierto de nuestra vida.