Seglares y religiosas de Fuerteventura participaron en los Ejercicios Espirituales ignacianos organizados por el arciprestazgo y animados por Javier Castillo, sacerdote jesuita del Centro Loyola de Las Palmas. 

     En el ambiente propio de estos espacios: silencio y oración profundizaron en el seguimiento a Jesús desde fidelidad y audacia.